• INFANCIA MISIONERA 2021


    ¡Somos familia!
  • GUÍA “COMPARTIR LA MISIÓN”


    Experiencias de voluntariado misionero para jóvenes
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

viernes, 5 de marzo de 2021

Día de Hispanoamérica: “Con María, unidos en la tribulación”

Como cada año, en el primer domingo del mes de marzo, el día 7, la Iglesia española se alegra al celebrar el Día de Hispanoamérica, una oportunidad para recordar los lazos misioneros que unen al continente americano y a España, y a los misioneros que allí viven su misión.

Esta jornada está especialmente dedicada a los sacerdotes misioneros Fidei Donum – a aquellos que impulsó a “salir” la encíclica del Papa Pío XII “Fidei Donum” – en América latina, en su mayor parte encuadrados en la OCSHA, la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana. Actualmente, hay 178 sacerdotes de la OCSHA en América Latina. 

Así este próximo 7 de marzo se celebrará el Día de Hispanoamérica bajo el lema “Con María, unidos en la Tribulación”. Como explican desde la Comisión Episcopal de Misiones de la Conferencia Episcopal, la pandemia del covid-19 ha provocado un gran dolor en todo el mundo. De una forma u otra todos los países se han visto influidos por la situación no solo sanitaria, sino también social y económica. En los países hermanos de Latinoamérica se ha vivido con mucha crudeza, porque al mal de la enfermedad se ha unido la falta real de recursos para salir adelante. Los medios de comunicación se han hecho eco de muchas situaciones de verdadero dolor.

Por eso este año, en esta Jornada dedicada a los misioneros españoles que están en Hispanoamérica, se ha querido expresar la cercanía a ellos, porque solo unidos se saldrá de esta situación, y poner todo bajo el manto de María, madre que sufre con los que sufren.

Los pueblos y barrios, tanto en España como en Latinoamérica están sembrados de ermitas, capillas e iglesias dedicadas a ella. María es la madre que reúne a los hijos dispersos, ella es la que guarda bajo su mirada amorosa a los que acuden a ella con humildad y sencillez. La fe, además de la lengua, une a todos los países latinoamericanos y España, y de un modo concreto y fuerte, también el amor a la Madre de Dios.

jueves, 4 de marzo de 2021

Papa Francisco: la misión del cristiano es ser lámpara del Evangelio que lleve amor y esperanza


El Papa Francisco recordaba el pasado domingo durante su intervención del Ángelus, el Evangelio de este segundo domingo de Cuaresma, la transfiguración de Jesús, un pasaje ligado al anuncio de su Pasión y que aclara la misión de todo cristiano en el mundo. “Jesús había anunciado que, en Jerusalén, sufriría mucho, sería rechazado y condenado a muerte”, decía el Papa. Esto hace que, para sus discípulos, “la imagen de un Mesías fuerte y triunfante entra en crisis, sus sueños se hacen añicos, y la angustia los asalta al pensar que el Maestro en el que habían creído sería ejecutado como el peor de los malhechores”.

Es en este contexto cuando Jesús se llama a Pedro, Santiago y Juan y los lleva consigo a la montaña, “y les muestra lo que sucederá después, la Resurrección”. Se trata de una anticipación y “una invitación para recordarnos, especialmente cuando atravesamos una prueba difícil —y muchos de vosotros sabéis lo que es pasar por una prueba difícil—, que el Señor ha resucitado y no permite que la oscuridad tenga la última palabra”.

Y es inevitable que nos sintamos asustados ante los grandes enigmas de “la enfermedad, el dolor inocente o el misterio de la muerte. En el mismo camino de la fe, a menudo tropezamos cuando nos encontramos con el escándalo de la cruz y las exigencias del Evangelio, que nos pide que gastemos nuestra vida en el servicio y la perdamos en el amor, en lugar de conservarla para nosotros y defenderla”. Es en estos momentos, dice el Papa Francisco, cuando “necesitamos, entonces, otra mirada, una luz que ilumine en profundidad el misterio de la vida y nos ayude a ir más allá de nuestros esquemas y más allá de los criterios de este mundo. También nosotros estamos llamados a subir al monte”.

La afirmación de Pedro sobre lo bueno de estar allí, durante la transfiguración, no debe convertirse en pereza espiritual, advierte el Papa: “No podemos quedarnos en el monte y disfrutar solos de la dicha de este encuentro. Jesús mismo nos devuelve al valle, entre nuestros hermanos y a nuestra vida cotidiana”. Porque “rezar nunca es escapar de las dificultades de la vida; la luz de la fe no es para una bella emoción espiritual. No, este no es el mensaje de Jesús”. Todo cristiano está llamado “a vivir el encuentro con Cristo para que, iluminados por su luz, podamos llevarla y hacerla brillar en todas partes. Encender pequeñas luces en el corazón de las personas; ser pequeñas lámparas del Evangelio que lleven un poco de amor y esperanza: ésta es la misión del cristiano”.

miércoles, 3 de marzo de 2021

“Somos Familia ¡3, 2, 1: acción!”: ganadores del concurso de Infancia Misionera

Acaba de conocerse el fallo del jurado del concurso de Infancia Misionera de este año. El concurso animaba a producir vídeos breves, en los que los pequeños debían volver “imagen” el lema de Infancia Misionera de este año “Con Jesús a Nazaret, ¡somos familia!”. Niñas y niños de diversas diócesis españolas han elaborado así breves producciones en las que, de acuerdo a las bases del concurso, anuncian, en primera persona, cómo Jesús está y se hace presente en su familia. En cuanto al contenido, la palabra “familia” puede tomarse en el sentido más literal de la palabra familia o ampliando el concepto a la familia escolar o parroquial… o incluso abrazando a más personas, como recuerda el Papa en su última encíclica “Fratelli tutti”.

En cuanto a la forma, se podían grabar bailes, cortos, con diálogos o sin, con carteles, con edición o sin, con música. Se podían utilizar diversas aplicaciones y podían aparecer adultos, mascotas, muñecos… Lo que se ha valorado ha sido la creatividad y originalidad que comuniquen de manera efectiva el contenido o mensaje, que Jesús está en medio de sus familias y que por Él, somos familia.

En esta sexta edición del concurso nacional para pequeños misioneros, desde una escuela rural de Mingorría-Velayos, Ávila, llegó, en la categoría superior, el vídeo ganador de un grupo de pequeños de 3º a 6º de Primaria, con un rap misionero sobre la familia. Cuando la profesora de religión propuso a los niños del Colegio Rural de Mingorría-Velayos participar en el concurso de Infancia Misionera, en seguida se pusieron manos a la obra, con gran implicación del profesorado. Inspirados por el rap del Mes Misionero Extraordinario “Cadena de Bondades”, quisieron mostrar con un rap que la familia es lo más importante que podemos tener, tanto que Dios mismo quiso tener una. Compuesto e interpretado por los niños, les ha enseñado a trabajar en equipo y a conocer mejor a Jesús. El segundo premio ha sido un empate entre Julieta Escuredo de Málaga y Ángela Losada de Zamora.

En la categoría de los pequeños, se repite ganador desde la diócesis de Madrid, algo que nunca había ocurrido y ha sorprendido al mismo jurado. Rodrigo, de 6 años, ganó también el año pasado en el concurso de podcast sobre Jesús en Egipto y el tema de las migraciones. En esta ocasión ha ganado con un vídeo, en el que a través de sus dibujos va mostrando a su familia, y cómo Jesús está presente en ella. Rodrigo se siente muy feliz de haber ganado de nuevo, y afirma haber disfrutado mucho haciendo este vídeo con su padre. “He aprendido que Jesús está en mi familia”. Tras Rodrigo Arija, en la categoría de los pequeños (de 1º a 3º de Primaria), ha quedado en segundo puesto Noa Díaz de Zamora y, en el tercero, Lucía Parra Soto de Málaga. Los ganadores en ambas categorías recibirán tablets, y los segundos y terceros altavoces bluetooth.

El Jurado ha contado con la participación desinteresada de: Grilex, rapero; Ester Palma, misionera (Servidores del Evangelio) en Corea del Sur, y youtuber; Antonio Moreno, periodista de la delegación de Medios de Comunicación de la Diócesis de Málaga, y autor de hilos sobre temas religiosos en Twitter, premio Bravo 2019; y Javier López, responsable audiovisual de Obras Misionales Pontificias España, y director del programa “Trece en salida, Tú eres misión”.

Por lo que respecta a los ganadores de nuestra diócesis de Valencia, el premio ha ido a recaer en el grupo de catequesis de Confirmación de la Parroquia de "Nuestra Señora de Montserrat" de Picanya. ¡Enhorabuena y gracias por participar!

martes, 2 de marzo de 2021

Un misionero desde Etiopía: las langostas se han comido 7/8 partes de la cosecha

El misionero Paul Schneider, sacerdote de la diócesis de Getafe, llegó a Etiopía en 2017. Su misión transcurre en el Valle de Lagarba, una zona montañosa de difícil acceso, donde 3.000 familias etíopes viven principalmente de la agricultura. Desde allí escribe este misionero:

“Espero que estéis bien, yo desde luego lo estoy. Siempre fortalecido por vuestra amistad y oraciones, me siento muy apoyado. Vuestras muestras de cercanía y apoyo en la distancia, y las relaciones que voy tejiendo con la gente aquí, hacen que esto se esté convirtiendo en mi hogar.

Algunos me habéis preguntado acerca del conflicto en el norte del país, en Tigray. Sé poco más de lo que se puede saber por las noticias: atentados, masacres, represalias, decenas de miles de refugiados hacia Sudán, y cortes en los suministros, comunicaciones y transportes. La red sanitaria está quebrada y los organismos de cooperación y de emergencia humanitaria lo tienen difícil para acceder a la zona y atender a la población. No conozco a nadie en esa parte del país, a unos 900 km al norte de aquí, y en esta zona de Lagarba la gente apenas habla de ello. Aunque aquí gozamos de una paz estable, uno no puede dejar de pensar en lo que está sucediendo en Tigray, y orar por la paz. Desde luego las guerras son obra del demonio, que siembra en algunos gobernantes y grupos avaricia y ansia de poder, y eso causa que miles de personas sufran hambre, estén sin dinero o medicamentos, y mueran o estén penando en el destierro. Lo menos que podemos hacer es tener un corazón que se conmueva por el sufrimiento de tantas personas que, según el Evangelio, son nuestros hermanos. Os pido también a vosotros que oréis por la paz en Etiopía, que es un país hermoso, lleno de riqueza humana, con gran diversidad cultural, y un patrimonio espiritual de siglos. No es sólo el país de hambrunas y desastres, es un pueblo con una gran historia y con mucho futuro.

Mi gente de Lagarba, mis agricultores, viven al día, y su preocupación está ahora en qué van a comer el resto del año. Como os dije en el último mensaje, hubo una plaga de langostas que consumió gran parte de los cultivos. La trilla del grano fue a finales de diciembre, y hasta entonces no se pudieron cuantificar las pérdidas, ahora ya lo sabemos con bastante precisión. Si una familia, por ejemplo, solía cosechar de sus tierras unos 800 kilos de grano para guardar para todo el año, este año, por la langosta, apenas han obtenido 100 kilos. Hay familias que esta vez no obtuvieron ni 30 kilos de su cosecha. Estamos a mediados de febrero y ya hay familias que están terminando de consumir lo poco que quedó tras la plaga. Algunos jóvenes se han ido a buscar trabajo en Dire Dawa o en otros sitios de la región, porque aquí la oferta de trabajo no es suficiente en estas circunstancias. Con todo, hay que decir que no veo a nadie angustiado por ello, y nadie ha perdido la sonrisa por ello. Por mi parte, estoy preparado para aliviar en estos próximos meses a las familias y a los más pobres, ya sea creando trabajo temporal, o por medio de pequeños préstamos o donaciones, según los casos. Como sacerdote y misionero, mi mayor servicio y privilegio es vivir, permanecer aquí con ellos, también en este año de estrechez y carestía, y ser un hombre de esperanza. Incluso para atender sus necesidades materiales, va todo muy unido: conocerlos bien, conocer su red familiar y su situación de salud, visitarlos en sus casas, saber lo que tienen y de lo que carecen, detectar quiénes son verdaderamente necesitados, aunque no lo pidan, porque a veces los que más lo necesitan no piden, mientras que otros pueden tener más picaresca que necesidad real. Es una satisfacción especial precisamente darles una ayuda o una solución antes de que la pidan, pues es anticiparse a su petición, y ahorrarles la dificultad de tener que pedir. Acordarse de ellos sin que tengan que volver, a veces es parte de la misión. Hasta ahora he repartido muchas ayudas a muchas familias, pero siempre es con una finalidad educativa, y vivo en ese difícil equilibrio entre ser generoso y compasivo, pero también exigente y poniendo límites. Como padre, nunca rechazas a tus hijos, les quieres dar todo lo necesario, y regalar más allá de lo necesario, pero quieres también que aprendan a volar, y que no se queden en lo superficial, en lo cómodo o en lo fácil, porque la vida sigue y no todo va a ser fácil y agradable. Quieres preparar a tus hijos para desafíos mayores. 



A Dhebiti sigo yendo una de cada dos semanas desde que asumí la responsabilidad de esa misión en septiembre. Aunque la casa parroquial está en peores condiciones que la de aquí en Lagarba, no le hago ascos a nada, y me siento igual de a gusto en las dos. Todo el revuelo que hubo se calmó y estoy en buena relación con los jefes del Kebele. Es posible que incluso en los próximos meses les ayude a reparar un tramo de carretera de unos 4 kilómetros, que conecta Dhebiti con Hara, el pueblo donde se obtienen productos básicos. Eso indudablemente favorecería el abastecimiento y desarrollo de la zona, y me lo hacen saber con insistencia, que estarían muy agradecidos si les puedo ayudar en eso.

Dos de los chicos que fueron encarcelados allí en noviembre se llaman Birhanu Mikael, y su mujer Fami Yusuf. Ya os dije que el motivo de su encarcelamiento fue su conversión (retorno en el caso de él) del islam a la fe cristiana. Birhanu, aparte de haber defendido su fe con admirable fortaleza en esos 4 días de encarcelamiento, maltratos y amenazas, es un hombre joven interesante, algo así como un artista con ideales y escaso sentido del ahorro. Hace un par de años vendió el único buey que poseía su familia para ir a Addis Abeba y grabar un disco en un estudio, y volvió a casa con las manos vacías, habiendo gastado todo ese dinero. Sus canciones en lengua oromo, de contenido simple y romántico, las escuchan muchos jóvenes de la zona en sus radios con tarjeta SD. Tiene una voz agradable y dicen que sus canciones gustan mucho, y que también ha compuesto algunas canciones de iglesia. Aunque ha ganado cierta fama por ello, eso no quita que son la familia más pobre de Dhebiti. Además de su mujer, vive con sus padres Mikael y AskaleMariam, y con sus hermanos pequeños Atsede -una chica de 15 años con una incapacidad física en la espalda que le impide caminar más allá de los alrededores de la casa-, y Amanuel y Nega, chicos de 13 y 8 años, que están ahora en el orfanato de Harar hasta junio. El padre tiene una salud muy deteriorada, está mayor y no tiene fuerzas para trabajar. La madre se multiplica en las tareas, pero no da mucho fruto si no hay un lugar digno donde hacer vida, o si no hay gallinas o cabras u otro animal de cría que se pueda vender obteniendo algo de beneficio.

Estoy muy contento, porque la semana pasada les hemos terminado de hacer la casa de tejado de chapa, una casa amplia, donde ya están viviendo él y su mujer, y sus padres y la hermana pequeña en la estancia contigua. Hubo que proporcionarles todo, hasta la madera y los clavos, porque realmente no tienen nada. Además, próximamente les vamos a comprar un buey para que puedan arar su pequeña tierra, en colaboración con otros vecinos. Hace un par de meses pensé para mí, ya es hora de que esta familia levante el vuelo y pueda vivir dignamente. Pues ya tienen casa y en nada tendrán un buey, que para un agricultor es indispensable para arar. Está por ver que sepan ahorrar y que su situación vaya prosperando, pero de momento percibo que están muy agradecidos, incluso abrumados. Son parcos en palabras pero sus miradas dicen mucho. Es para mí un honor poder canalizar vuestras ayudas, empezando por las familias más pobres. Yo todo lo hago por la fe, y para llegar a la fe y al testimonio, y que la vida y el amor de Cristo crezcan en ellos de día en día, es lo que más deseo. La verdad, no sé cómo interpretan ellos estas ayudas materiales. Yo sé que tengo que hacerlo, y luego su camino interior y sus lazos de afecto con la comunidad cristiana, su entrega y servicio a la comunidad en general, dependerán de ellos. Supongo que es como cuando estás dando la vida por tus hijos, educándoles, luchando para proporcionarles lo necesario, y luego la gratitud, o será una respuesta completamente libre, o no será nada, y la vida también les pondrá en su sitio. Por parte del padre, madre, educador, misionero… se requiere entrega y hacer lo que a uno Dios le pide y lo que las circunstancias lo reclaman, sin inquietarse por las idas y venidas de los hijos, sus traiciones o infidelidades, su olvido, su mayor o menor gratitud, porque con Cristo siempre se puede volver a empezar y retomar el camino. Siempre hay un ‘ahora nos renovamos’, y la relación con los otros se purifica y profundiza. He de confesaros que en 3 años y medio que llevo aquí nadie se ha hecho cristiano en relación a mi presencia, ni veo que la asistencia a Misa los domingos haya aumentado desde entonces. Eso es bueno, porque desafía mis pretensiones iniciales o lo que uno imagina que es la vida de misionero, y lo que realmente marca la vida son los tiempos de Dios y el profundo respeto al camino de cada uno. Yo estoy aquí para cuidar de un pueblo, acompañarlo, y los resultados no dependen de mí. Podemos animar, invitar, exhortar, y hasta ser vehementes, todo por amor, pero nunca debemos soltar la esperanza en el Dios que cumple la promesa de felicidad, y nuestra vida con los otros ha de reflejar su amor incondicional. Aunque yo quisiera que mi pueblo cristiano diera más muestras de religiosidad, de recepción y frecuencia de sacramentos, de discurso y testimonio audaz, el mismo Cristo nos enseña que no todo se cifra en manifestaciones externas, lo importante es la certeza interior, la conciencia de por qué hacemos las cosas, y dónde está realmente nuestro tesoro y nuestro corazón. Si yo estoy lleno de Dios, si estoy cierto de su Presencia y de que Él actúa, eso llegará a mi pueblo, aun sin palabras. Como decía san Francisco de Asís a sus hermanos: ‘id a los pueblos a predicar y, si fuere necesario, usad las palabras’. No hay mayor testimonio que la vida, los discursos no son tan necesarios.

Hay un par de historias más que querría contaros, pero se haría demasiado largo este mensaje. Lo dejo aquí de momento, y os comparto el enlace de una página web sobre mi misión en Etiopía. La ha hecho mi hermana María, que vive en California con su marido y sus dos hijos, y que en los últimos meses ha sentido un interés muy grande por esta misión y un deseo de darla a conocer. Está en inglés, o sea que os puede servir para el aula a los que sois profes o para dar a conocer mi misión con personas de otros países. https://pequita3.wixsite.com/ethiopiamission. Gracias por todo, os llevo en el corazón. Gracias al P. Borja que siempre pide por mí en las Misas. Un abrazo grande, y ánimo con todo.”

lunes, 1 de marzo de 2021

Día de Hispanoamérica y el viaje del Papa a Irak en “Tú eres misión” de TRECE

El programa de TRECE de las Obras Misionales Pontificias de esta noche de lunes tendrá dos temas principales: el viaje del Papa Francisco a Irak del 5 al 8 de marzo, y el Día de Hispanoamérica que celebra la Iglesia española el 7 de marzo.

Para conocer las implicaciones de la celebración del Día de Hispanoamérica, se entrevistará a Javier Martínez Moradillo. Burgalés y miembro de la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana, este misionero burgalés fue enviado en 1978 a Guatemala donde estuvo hasta el año 2003. Durante sus 25 años allí se encargó primero de una misión en la costa del Pacífico y más tarde pasó al Altiplano occidental guatemalteco en el Departamento de Quezaltenango, una zona montañosa rodeada de volcanes. Con motivo del viaje de Juan Pablo II a Cuba, pudo viajar a este país y allí comprobó la inmensa necesidad que había de sacerdotes. Por este motivo decidió ir a Cuba en 2003 y allí ha estado hasta el año pasado. La pandemia le pilló en Burgos, en curso de reciclaje y formación, y está a la espera de poder volver a Cuba. En Cuba ha estado primero en Cienfuegos y, en la actualidad, está en Ciego de Ávila, municipio del centro de Cuba con una población de 400.000 habitantes. Javier es un ejemplo de los muchos sacerdotes que han partido y parten con destino a los países hermanos de América latina con el único objetivo de compartir la fe y la vida con las Iglesias latinoamericanas. 

La tertulia tendrá a Jaime Hernández, un voluntario que ha viajado cuatro veces a Irak, respaldando a los cristianos perseguidos. Conoce muy bien tanto al clero como a los cristianos de Irak que han vivido una dura situación durante estos últimos años. También estará presente Paula Rivas que hablará de lo que significa en números la Iglesia en Irak.

Álvaro de Juana presentará la información y la actualidad misionera. Por su parte, Antonio Moreno hablará de los ganadores del Concurso de Infancia Misionera, que se ha desarrollado durante la última campaña de las Obras Misionales Pontificias y cuyo jurado acaba de elegir a los ganadores. Glacys explicará qué es y quiénes forma la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana, con decenas de sacerdotes españoles que han partido a la misión a los países hermanos de América latina. Por último, el proyecto de OMP que se presentará en el programa está en esta ocasión en el vicariato apostólico de Puyo, en Ecuador, al frente del cual está el obispo misionero burgalés Rafael Cob.

El programa “Tú eres Misión” se emite la noche del lunes a las 00:30, después de El Cascabel, en TRECE TV. Y los sábados a las 10:20.

viernes, 26 de febrero de 2021

Un viacrucis misionero para rezar en casa


La página web de las Obras Misionales Pontificias pone a disposición de todos un sencillo viacrucis para rezar durante este periodo de Cuaresma, con textos del director nacional, José María Calderón.

El rezo de este breve viacrucis comienza con esta oración: “Jesús, este año vamos a estar más que nunca unidos a tu pasión… El silencio de las calles de Jerusalén, el silencio del Gólgota, el silencio de los que te amaban… es el silencio de este Viernes Santo en las calles de nuestras ciudades y pueblos, en este tiempo de dolor y sufrimiento en España y en el mundo entero. Es el silencio que queremos romper con nuestra oración, acompañándote en este Vía Crucis, en el que, este año como ningún otro, vamos a unirnos a tantos hombres y mujeres que, en multitud de lugares de la tierra, viven un vía crucis diario, y nadie les hace caso. Que tu Madre, María, Reina de las Misiones, nos acompañe en este viaje, para que el dolor tenga la compensación de su amor”.

jueves, 25 de febrero de 2021

Encuentro de empleados y voluntarios de las Obras Misionales Pontificias

Hoy y mañana, 25 y 26 de febrero, tiene lugar el encuentro anual que reúne a empleados y voluntarios de las Obras Misionales Pontificias en toda España que el covid este año obliga a que sea online.

Aunque este encuentro ha tenido siempre un trasfondo de convivencia y una oportunidad de compartir experiencias para personas que dedican a la animación misionera su vida profesional o su tiempo de voluntariado, desde las Obras Misionales Pontificias no han querido que se pierda esta oportunidad de formación e intercambio de ideas. Más que dos jornadas, serán dos mañanas, de 11:00h a 13:00h, y dado su formato online dará la posibilidad de unirse al mismo a muchos de los implicados en la animación misionera en las diócesis, a los que resultaba muy difícil acudir a Madrid para estos encuentros.

En estos encuentros, durante los últimos años, se ha hecho un recorrido por cada una de las Obras Misionales Pontificias, interrumpido por el paréntesis del año pasado, dedicado al Mes Misionero Extraordinario de octubre de 2019, convocado por el Papa Francisco. Este año se retomará ese camino abordando la cuarta Obra Pontificia, la Pontifica Unión Misional. A este fin, se contará con el Superior General de los Misioneros Javerianos, el padre Fernando García Rodríguez. San Guido María Conforti, fundador de esta congregación misionera, fue también cofundador de esta Obra Pontificia, junto al sacerdote y misionero italiano el beato Paolo Manna. Su conferencia desvelará muchos aspectos interesantes y de contenido de la “cuarta” Obra, quizás la menos conocida, por carecer de una jornada de cuestación.

Hoy jueves 25, por tanto, comenzará el encuentro, tras una breve oración en común, con la presentación de Mons. Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona-Tudela y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, y de José María Calderón, director nacional de las Obra Misionales Pontificias en España. Después tendrá lugar la conferencia del padre Fernando García. Seguirá un coloquio sobre la conferencia y se concluirá con una exposición sobre el Fondo Nueva Evangelización, un órgano de financiación de proyectos pastorales en las Iglesias de misión, que realizará su director, el sacerdote del Verbum Dei, Juan Martínez.

El viernes 26 será el turno de conocer, a partir de las 11:00h el Servicio Conjunto de Animación Misionera (SCAM), formado por congregaciones religiosas cuyo carisma es la misión “ad gentes” y que está a disposición de todas las diócesis españolas. Miembros de estas congregaciones religiosas, con una gran experiencia de misión, se ofrecen con su testimonio y entusiasmo misionero, a animar a las comunidades locales y parroquias para abrirse a la misión. Será el padre Pedro Andrés Miguel, provincial de los Misioneros Combonianos y presidente del SCAM, quien exponga la labor de este servicio misionero. Tras su intervención será el momento de las “informaciones prácticas”, con intervenciones e informaciones importantes de los diversos departamentos de las Obras Misionales Pontificias. El encuentro podrá seguirse en redes sociales a través del hashtag #EncuentroOMP.

miércoles, 24 de febrero de 2021

Material Tú Eres Misión "Cuaresma. La oración"

 Un tiempo diferente

Nos encontramos en un tiempo especial. No solo porque vivimos en un tiempo de pandemia, sino porque recientemente hemos empezado la Cuaresma, tiempo de penitencia y conversión. La pasada Cuaresma la pasamos en nuestras casas, recogidos, sin grandes actividades, sin poder salir de casa.

¿Cómo viví la anterior Cuaresma? ¿Hice un proceso de interiorización y de relación íntima con el Señor?


Un tiempo de oración

Resguardarse es aquello que hacen muchos religiosos que se dedican estrictamente a la oración en la clausura como Santa Teresa del Niño Jesús, patrona de las misiones. La oración nos ayuda a ponernos delante de Dios y mostrarle lo que somos, con nuestros dones y nuestras limitaciones. La oración es aquella que sostiene en la misión a todos los cristianos que anuncian a Cristo en el mundo, pues en la oración se funda la relación más íntima y sincera con Dios. Este tiempo de Cuaresma es tiempo de oración.

La oración parte de una predisposición sencilla que nos pone delante del Padre –Buenas tardes Señor, vengo a encontrarme contigo como el amigo que queda cada día con aquel que necesita hablar para contarle sus sufrimientos, alegrías y deseos- La oración es guardar silencio, exterior e interior, sabiendo que el que tienes delante te quiere y te ama, y tu sola presencia le basta. La oración finaliza con un sencillo Padre Nuestro, que nos hace elevar las peticiones más sinceras al Padre.

La oración es tiempo de dejarnos alcanzar por la palabra de Dios, de masticarla, de leerla, de hacerla tuya, de escuchar lo que dice la Iglesia sobre este relato. Tal vez, esta Cuaresma podríamos leer el Evangelio de Marcos, que vamos a estar leyendo los domingos fuera de la Cuaresma en la Eucaristía.

¿Me he planteado ya como voy a vivir esta Cuaresma? ¿De qué manera voy a crecer en interioridad con el Señor? ¿Qué medios voy a poner para encontrarme con Él cada día?


Un tiempo para la esperanza

¡Animo! Busca un lugar en tu casa para tener cada día un momento de conversación con Dios. Busca un pequeño rincón, donde puedas encontrar silencio, lejos de distracciones; pon una cruz y contempla como este camino de la Cuaresma nos lleva a esa cruz que es el AMOR en mayúsculas; tal vez, puedes incorporar cada semana una frase del Evangelio dominical, colgarla y que presida ese lugar de encuentro con el Señor. Él te está esperando; necesita escucharte; no tengas miedo de contarle lo que tienes dentro, Él ya te conoce, pero le gusta que se lo cuentes.

La oración es un mensaje de esperanza para todos los testigos de la caridad y del amor fraterno. En estos tiempos de pandemia seamos testigos de la esperanza, hablemos de ella, abramos sus puertas y transmitamos el mensaje del amor de Dios.