• DOMUND 2020


    ¡Descarga ya los materiales para la jornada!
  • GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

viernes, 25 de septiembre de 2020

Los niños misioneros viviremos el Año Laudato si’ con Gesto


¡Hola amigo!
¿Te has fijado en lo sorprendente que es la naturaleza que nos rodea? Pues está en peligro, porque los humanos no la hemos cuidado nada bien. El Papa Francisco escribió una carta –la Laudato Si’-, en la que pedía a todos los cristianos que cuidáramos de la casa común, que es el mundo. Ahora se cumplen cinco años, y todos estamos invitados a tomarnos mucho más en serio el cuidado de nuestra casa.
Por eso, en la revista Gesto queremos vivir un curso cuidando la Creación y hemos preparado una guía para que los pequeños misioneros os unáis. Todo a partir de la revista especial Laudato si’, que también puedes descargar.

La revista GESTO está editada por Obras Misionales Pontificias, la institución de la Iglesia que, por encargo del Papa, ayuda a las misiones y cuida a los misioneros en su labor de evangelización y promoción humana. Quizás nos conozcas por las jornadas misioneras del Domund, Infancia Misionera y Vocaciones Nativas.

 


miércoles, 23 de septiembre de 2020

Miguel Ángel Bombín desde Venezuela: “pobres que ayudan a otros pobres”

 El misionero escribe desde Barquisimeto, contando la labor de su comunidad de Orionistas, la congregación conocida como la Pequeña Obra de la Divina Providencia, una providencia que en los tiempos actuales es más necesaria que nunca.

“Soy Miguel Ángel Bombín González, sacerdote y religioso Orionista, de la Pequeña Obra de la Divina Providencia Don Orione. Nacido en Villaescusa de Roa hace 58 años. Acabo de cumplir 30 años de sacerdote, de los cuales 21 acá en Venezuela. Pertenezco a una congregación religiosa que aquí en Venezuela lleva adelante una obra asistencial con personas con discapacidad en Barquisimeto: 2 centros para niños y jóvenes con discapacidad profunda; el Hogar de niños impedidos, HONIM, y El Pequeño Cottolengo, además la parroquia Guadalupe, de la que soy párroco desde hace 13 años. Estoy aquí con otros dos religiosos españoles, un maño y otro burgalés también, de Melgar de Fernamental, Teófilo Calvo.

Hemos vivido estos años el deterioro progresivo a todos los niveles en Venezuela, deterioro de instalaciones, instituciones, ciudades, deterioro de la convivencia, de los valores, de la vida cotidiana… hoy vivir en Venezuela es un desafío. En los últimos 5 años la calidad de vida se ha deteriorado de una manera impresionante y difícil de creer y a esto añadimos la crisis del coronavirus que ha venido a acentuar más la degradación de la vida y el sufrimiento de la gente, especialmente de la gente de menos recursos. Nosotros estamos bien de salud y la Providencia no nos falta, tanto para la comunidad como para las obras que tenemos.

Desde hace 5 años con la progresiva degradación de la vida, y de acuerdo a las sugerencias de la Conferencia Episcopal, dimos prioridad tanto en las parroquias como en los centros a los programas de alimentación y de salud, y desde la Cáritas parroquial promocionamos algunos programas apoyados desde España. En la parroquia surgieron varios consultorios médicos y un pequeño banco de medicinas que progresivamente ha sido vital y salvado muchas vidas, dado el deterioro y la falta de recursos y soluciones de los medios públicos hospitalarios en Venezuela. En alimentación dimos prioridad al apoyo nutricional a niños y niñas, mujeres embarazadas, ancianos y familias más frágiles: olla comunitaria todos los domingos para 300 personas, desayuno para ancianos y gente en situación de calle dos días en la semana, y merienda para los niños cuatro días a la semana, y un apoyo nutricional además para 25 ancianitos en situación crítica.

Con la llegada de la cuarentena tuvimos que remodelar estos programas pero lo llevamos adelante llevando la comida a las casas, 2 días en semana, la olla comunitaria para casi 350 personas, y otro día más, los viernes, un desayuno para 130 niños. Cada día la necesidad es más grande y esto es un granito pero significativo y valioso. Con el voluntariado de Obra Don Orione estamos también llevando comida y medicinas a los privados de libertad en los centros de detención provisional (comisarías), donde hay amontonados cientos de detenidos en situaciones lamentables; vamos también al vertedero municipal de las afueras de la ciudad y a un centro de atención psiquiátrica estatal con poca y escasa atención alimentaria… ‘Pobres que ayudan a otros pobres’, cuidando la dignidad y la vida en un país donde la muerte no es noticia por la inseguridad y por tantos fallecimientos por escasez de medicinas y de recursos para vivir. Y a esto se añade la escasez de gas y de agua, los cortes diarios de energía eléctrica y en estos momentos la grave escasez de combustible… Vivir acá, es adrenalina pura, cada día una aventura. Con la cercanía de mucha buena gente, generosa y colaboradora, y de la manos del Dios de la Vida, que cuida de sus pequeños, seguimos adelante… Un saludo, y espero que les sirva como referencia de lo que vivimos por Venezuela. Ave María y adelante”.

lunes, 21 de septiembre de 2020

Desde Burkina Faso, Manuel Gallego: "Nos lavamos la manos, pero no vemos la comida”

Este chiste de Burkina Faso sobre el coronavirus lo refiere el misionero Manuel Gallego, un Padre Blanco que escribe desde Bobo Dioulasso contando la situación que se vive en el país. En su comunicación dirigida a familiares y amigos, Manuel cuenta su vuelta a Burkina Faso, el 28 de agosto, después de haber pasado ocho meses en España retenido por la pandemia.

“Lo primero que se me ocurre deciros, quizás, porque acabo de volver de España, es que si aquí no hay mucho coronavirus es porque Dios no quiere, pues ahora, es el tiempo de las lluvias y cuando ves la suciedad que hay en las calles y las aguas estancadas… sí, hay mucha lluvia este año y la mayor parte de las capitales de África del Oeste están teniendo graves inundaciones (Niamey, Dakar, Bamako, Uagadugú, Abijan…) y desgraciadamente, ¡bastantes victimas que lamentar! Volviendo al coronavirus, gracias a Dios, no hay mucho por el momento; las cifras oficiales para Burkina a 8 de septiembre de 2020 dan, desde el 9 de marzo de 2020, 1.486 casos confirmados, de los cuales 509 son mujeres y 977 hombres; los curados, 1.123 y los muertos 56. Hay que decir que las medidas de confinamiento han sido muy estrictas desde marzo hasta el 11 de mayo; también había toque de queda, desde las 21 horas hasta las 5 de la mañana.

Actualmente la gente ha vuelto a la normalidad pero las medidas de prevención continúan: llevar la mascarilla en los actos públicos, en la iglesia o en la mezquita, no darse la mano, guardar la distancia, lavarse las manos frecuentemente… y aquí hay un chiste que corre por las redes sociales: ‘Nos dicen de lavarnos las manos frecuentemente pero después no vemos la comida’ (ya sabéis que en África se come con la mano derecha y antes de cada comida nos lavamos las manos). Como en todo el mundo, la pandemia afecta a toda la economía africana y muchas familias lo están pasando muy mal y ahora llega el tiempo de volver a la escuela y hay que pagar matrículas, material escolar… aprovecho para dar las gracias al Proyecto Huetos-Karangasso y otras personas que de nuevo este año me estáis ayudando para continuar las becas a niños y jóvenes necesitados.

A nivel de nuestra comunidad de Misioneros de África, sigo con Emmanuel Adeboa de Ghana, Victor Lijaji de Tanzania, Toby Ndiukwu de Nigeria y actualmente hay unos diez jóvenes con nosotros que pronto volverán a sus comunidades o al Noviciado que comienza a finales de septiembre. En la parroquia, los dos domingos que llevo me han permitido de saludar a la mayoría de los fieles; las tres misas dominicales siempre llenas (a pesar de la lluvia y el mal tiempo) y también he tenido la alegría de ver que durante mi ausencia, la pequeña gruta de la Virgen María la han renovado y la han hecho mucho más grande para la fiesta de las mujeres, el 15 de agosto.

Mañana comenzamos el Encuentro Pastoral Diocesano y durante cinco días, más de 300 personas con el arzobispo (sacerdotes, religiosos-as y laicos) vemos la realidad de nuestras parroquias a través de los cuatro objetivos estratégicos: la comunión, la liturgia, el testimonio y el servicio; el tema del año será como el año pasado, Lucas 5, 4, ‘Id más lejos, y echar las redes’.

Creo que habéis oído hablar del golpe de estado en Mali, actualmente hay una junta militar que debe nombrar un presidente y dirigir una transición de 18 meses… por lo demás, la situación en toda la banda del Sahel, sigue, lo mismo: ataques terroristas, bandidismo, secuestros de funcionarios y problemática de refugiados internos. Las carreteras fronterizas con Mali estaban cerradas, pero actualmente todos los puestos de fronteras están abiertos, pero a causa del coronavirus solo pueden circular los camiones con productos de primera necesidad y los coches particulares; los transportes públicos de viajeros entre los diferentes países de África de Oeste siguen cerrados pero los aviones vuelan entre las diferentes capitales africanas. Os dejo por el momento, que Dios os bendiga y un fuerte abrazo a todos”.



viernes, 18 de septiembre de 2020

Blog misionero desde la Amazonía

Hoy compartimos la última entrada del blog del misionero en el Amazonas Antonio Amores Valverde. Podéis encontrarlo por el nombre de Kpayo, misionero en la Amazonía peruana:
En mayo hicimos un proyecto vicarial de prevención frente al covid-19 que Adveniat nos aprobó al toque. La idea era visitar las comunidades de nuestros puestos de misión para informar, alertar y sensibilizar. Ahora que parece que llueve menos, y una vez comprados los materiales, los misioneros están saliendo. Y nosotros en Indiana también.

Mi registro dice que hasta ahora hemos pasado por 17 comunidades, nos quedan seis o siete para alcanzar lo que tenemos previsto. En esta época del año, en plena vaciante del río, no podemos llegar a todas partes porque sencillamente no hay agua y el bote se queda varado. Son meses donde la gente de lo alto de las quebradas sufre la sequía (el “verano”, como lo llaman) y a duras penas se abastece para beber, bañarse, lavar, etc.

Además, las visitas tienen que ser necesariamente rápidas y, si hay reunión, breve y no demasiado numerosa. Para no traicionar con nuestros actos lo que intentamos explicar con palabras: guardar la distancia, no viajar a Iquitos o Indiana si no es imprescindible, ponerse mascarilla, lavarse las manos a cada rato… Esas normas sencillas son el contenido de las conversas, que esto no ha terminado, que el virus está acá, que no hay que confiarse y demás cantinelas de sobra conocidas.

A veces logramos juntar a los vecinos que no están en sus chacras, y en otras ocasiones no se puede, depende de la rapidez o las ganas del animador o la autoridad de turno. Cuando hay quorum, la gente nos recibe muy amablemente, escucha con atención lo que contamos y agradece con cariño las cositas que les regalamos: un bote de lejía por familia, un paquete de detergente, un jabón en barra, unas mascarillas. No resuelven nada, son apenas un gesto que pretende únicamente hacerles recordar la importancia de la higiene y del cuidado.

En algunos lugares el encuentro es en la capilla, porque en este distrito hay algunas, a diferencia del Yavarí, donde no había ninguna. Invariablemente uno de los temas está siendo la reparación de la capilla, porque todas están viejas y en algún caso a punto de caerse. El recorrido me ayuda a seguir conociendo las comunidades de mi misión, como en mayo. Y siempre la hermana Mª José me presenta diciendo: “después de seis años, por fin tenemos párroco”.

El zarpe es temprano (el bote lo alquilamos, la parroquia no tiene) y al toque tomamos desayuno. Acá las distancias no son como en Islandia, una mayoría de comunidades se encuentran en un radio de dos a tres horas desde Indiana, de modo que el trayecto se me hace corto. Vamos de un caserío a otro, almorzamos también a bordo y regresamos en la tarde. El equipo lo solemos formar Nimia (maestra y animadora de la zona), Toño, el seminarista Robinson, las hermanas Mª José y Mª Beatriz y yo. Hay muy buen ambiente, frecuentes carcajadas, fotos y emociones al subir y bajar de la nave o escalar los barrancos.

La verdad es que, si no fuera por las hermanas, yo no podría abarcar tanta cosa. Ellas preparan todita la logística de los viajes: las comidas, los platos y vasos, el agua, los materiales… y hasta llevan galletas de las que me gustan. Solo tengo que ayudar a cargar, acordarme de llevar mis botas y navego a mesa puesta. El equipo de Indiana, tan amplio y variado, me permite en la misma semana ir por ejemplo a Santa Clotilde, trabajar en Iquitos en “el obispado” y andar por los pueblos. Se lo agradezco mucho.

Ahora solo queda que yo mismo negocie con mi cuerpo y mi mente, y maneje el estrés de este ir y venir, esta correnderilla incesante que me hace vivir en un pie y amanecer medio confundido por no saber dónde estoy. También falta terminar nuestro propio bote y comprar nuestro motor, que estamos en ello, y empezar a buscar plata para reformar o reconstruir las capillas maltrechas.

Todo se andará. Por mientras intentaré sensibilizarme yo mismo disfrutando del silbido del viento sobre el Amazonas, la puesta de sol naranja y las sonrisas abiertas de la gente humilde. Para asegurar que la campaña dé sus frutos.

jueves, 17 de septiembre de 2020

Mensajes de apoyo al cardenal Tagle tras su positivo en COVID-19

Monseñor David aprovechó para recordar a los otros cuatro obispos filipinos contagiados; especialmente a monseñor Manuel Sobreviñas (obispo emérito de Imus) y monseñor Óscar Cruz (arzobispo emérito de Lingayen Dagupan), que fallecieron a causa de la COVID-19. Por el contrario, monseñor Broderick Pabillo, administrador apostólico de Manila, y monseñor Deogracias Iñiguez (obispo emérito de Caloocan) se han recuperado totalmente.



El Gobierno de Filipinas ha dejado temporalmente de lado su largo pulso con la Iglesia del país para enviar sus mejores deseos al cardenal Luis Antonio Tagle, que el jueves dio positivo en COVID-19 a su llegada a Manila. «Rezamos por su rápida recuperación y para que goce de buena salud», afirma en un comunicado el secretario de Comunicación del gabinete del presidente, Rodrigo Duterte.

El texto, en el que también se invita a toda la sociedad a sumarse a estas oraciones, manifiesta la esperanza de que el Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos pueda pronto «continuar cumpliendo sus buenas obras, y siendo una inspiración para que los fieles católicos continúen la lucha contra el coronavirus, de forma que avancemos hacia la sanación y recuperación como nación».
En nombre de toda la Iglesia del país, el presidente en funciones de la Conferencia Episcopal Filipina, monseñor Pablo Virgilio David, también invitó a los fieles a incluir al cardenal Tagle en sus oraciones. Dado que el 7 de septiembre Tagle ya se había hecho una prueba en Roma pocos días antes de viajar a su país, con resultado negativo, el obispo de Caloocan mostró su sospecha de que el cardenal contrajera el virus «en el aeropuerto o en el avión. Probablemente no pudo evitar que le saludaran personas, especialmente inmigrantes filipinos que le reconocieran».


El presidente de Cáritas Filipinas, monseñor Jose Colin Bagaforo, ha aprovechado la ocasión para recordar a todos «que se tomen en serio las precauciones necesarias contra el coronavirus. Llevad mascarillas y pantallas faciales, respetad la distancia física y mantened siempre la higiene de manos. Ayudémonos unos a otros observando estos protocolos sanitarios», pidió el también obispo de Kidapawan en unas declaraciones recogidas por el portal católico asiático LiCAS News.

El cardenal Tagle dio positivo a la prueba diagnóstica de COVID-19 nada más aterrizar en Manila (Filipinas) la noche del jueves. Lo confirmó el viernes el director de la oficina de prensa del Vaticano, Matteo Bruni. Al haber dado positivo en COVID-19, se encuentra guardando cuarentena en su domicilio, aunque no presenta síntomas.

Bruni especificó que el Vaticano está llevando a cabo un trabajo exhaustivo de rastreo de los posibles contactos que ha tenido el cardenal filipino. Entre ellos estaba el Papa Francisco, con quien el cardenal filipino se reunió el 29 de agosto. Según la agencia Adnkronos, el Pontífice ha dado negativo en la prueba.

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Una misionera en la Amazonia: el testimonio de Doris


La Repam (Red Eclesial Panamazónica) publica el testimonio de Doris Vasconcelos, una “hija adoptiva del corazón de la Amazonía”: laica consagrada de la Orden Franciscana Seglar, Doris es activista socioambiental y referente del Eje de Derechos Humanos e Incidencia Internacional de la REPAM Brasil. Desde hace 22 años trabaja en misión en el Xingu, Brasil, “viviendo - como ella misma narra - las alegrías y en la resistencia con el pueblo xinguara frente al sufrimiento traído por los grandes proyectos”.


Con estos pueblos comparte sus “tristezas y angustias, sus alegrías y esperanzas, en el compromiso con el servicio pastoral y catequético”, y en los gestos fraternos y solidarios hacia los más necesitados.

En la comunidad, explica Doris, son mayoritariamente las mujeres quienes evangelizan: educaron en la fe a todas las generaciones del Recreio, barrio más antiguo de la ciudad de Altamira, hecho de casas de paja, lavadoras y pescadores. El 90% de este camino de evangelización, defensa de la vida y lucha por la garantía de los derechos y del territorio – testimonia – lo realizamos nosotras, las mujeres, madres y profesionales luchadoras.


“Algunas de las grandes luchas, como el caso de los niños castrados, el abuso y explotación de niños, mujeres adolescentes, violencia contra mujeres y jóvenes, contra los grandes proyectos (UHE Belo Monte, Belo Sun y otras empresas mineras) y los conflictos en el campo provocados por la invasión de madereros, acaparadores de tierras, mineros y exploradores de recursos naturales, extracción depredadora, siguen fortaleciendo mi fe y mi compromiso con los pueblos del Xing”, expone.

Más adelante en la narración, se pregunta: “¿Qué sería de los equipos misioneros y sacerdotes de la parroquia sin nosotras, mujeres 'diaconisas' en las comunidades?”

La Iglesia en el Xingu está compuesta en un 90% por mujeres en la pastoral, liturgia y socioambiental; solo hay 21 sacerdotes, 37 religiosas y 5 religiosos para aproximadamente 247.501 católicos en una enorme distancia geográfica de 361.981 km2. Si no somos nosotras, laicas y religiosas en las más de 607 Comunidades de Comunidades de Base (515 en el medio rural y 93 en el urbano), no habría evangelización.

En su larga experiencia Doris aprendió que evangelizar en la Amazonía “es una misión llamada a realizarse con el corazón y el alma abiertos”: esto porque, como ella misma afirma, “no hay forma de evangelizar en este terreno sagrado entre los pueblos sin este diálogo, servicio, anuncio y testimonio construido colectivamente en la sencillez, la humildad y el compartir la fe y la vida”.

Allí se evangeliza, explica, sólo “dejando ir los hábitos y costumbres insertos en nuestra experiencia”, entrando “en un diálogo intercultural” que se asume “en el intercambio de conocimientos, experiencias y sentimientos”.

De las casi 1.090 confirmaciones anuales de la diócesis del Xinguara, el 80% fueron preparadas por las mujeres: 871 catequistas, que viven y comparten su fe, y cuya gran alegría es la de ver que la mayoría de los confirmados y confirmadas de una historia de más de 80 años de evangelización en el Xingu, se convierten en líderes sociales de la región: son ellos quienes, precisamente ahora, dice Doris, están transformando la realidad educativa y socioambiental.

Así evangelizamos en el Xingu- afirma Doris. "Así, como aprendiz de estas mujeres 'diaconisas', afirmo mi amor por Dios, la Iglesia y los pueblos amazónicos".

martes, 15 de septiembre de 2020

Segunda temporada en TRECE de “Tú eres Misión”

Vuelve, con el mismo formato de entrevista, noticias y proyectos, el programa “Tú eres Misión”, un programa que hace protagonistas a los misioneros, la misión y la colaboración espiritual y material con la labor del anuncio del Evangelio. Este año TRECE ha querido crear una nueva marca para sus programas socio-religiosos, cuyo nombre será “TRECE en Salida”. Bajo este paraguas estarán los programas: “Tú eres Misión” de las Obras Misionales Pontificias; “Crónica de Roma”; “Perseguidos pero no olvidados”; y “Periferias”. En la nueva temporada de “Tú eres Misión”, el director nacional de las Obras Misionales Pontificias, José María Calderón, contará con la ayuda de Glaisys Carbonell y Álvaro de Juana para mostrar toda la información misionera; y también con Paula Rivas para contar cada semana cómo ayudan las Obras Misionales Pontificias a los territorios de misión. El programa está dirigido por Javier López, con la ayuda de Ana Fernández en producción, que cuenta con todo el equipo técnico y redacción de TRECE TV.




En este primer programa de la temporada se entrevistará al misionero javeriano Rolando Ruiz, que parte en breve a Marruecos con una comunidad recién creada de su congregación. Misionero nueve años en Chad y seis en Camerún, ha pasado varios años trabajando en España en la animación misionera, en la pastoral vocacional y también misionera con jóvenes, vinculada directamente a los inmigrantes, creando campos de trabajo en Ceuta, de los que ha organizado casi una veintena en los últimos años.

En la tertulia se pone el foco en el covid-19, con la presencia de Virginia Cuenca, enfermera y misionera; y con Vicente Esplugues, profesor de Teología y misionero. Después noticias misioneras y la presentación de uno de los proyectos, que gracias a la colaboración con las Obras Misionales Pontificias de tantos católicos, se hacen realidad en los territorios de misión (más proyectos en www.omp.es).

El programa en esta temporada se emitirá todos los lunes de madrugada, a las 00:30, después del ‘Cascabel’, en TRECE TV. Y se emite de nuevo los sábados a las 10:20 de la mañana.

lunes, 14 de septiembre de 2020

Perú. Iglesia y sociedad civil lanzan la campaña: “Esto no es broma es urgente”


"Esto no es broma, esto es urgente", es el título de la campaña lanzada por la Iglesia y la sociedad civil en el Perú para luchar contra el Covid-19. Esta iniciativa busca a través del rap involucrar a la juventud en la lucha contra el coronavirus y su objetivo es lograr que jóvenes y adolescentes escuchen el mensaje y entiendan que el virus se propaga muchas veces a través de ellos.

"Esto no es broma, esto es urgente"

Esta campaña es la primera parte de toda una estrategia ante la pandemia, que surge de la unión de dos iniciativas, por un lado, la sociedad civil liderada por el actor Jason Day junto a un grupo de artistas, y por otro lado, la Iglesia católica a través de “Resucita Perú”, encabezada por el Cardenal Pedro Barreto Jimeno, Arzobispo de Huancayo, junto a diferentes instituciones del país.

La lucha contra el Covid a ritmo de rap

La serie de videos que forman parte de esta campaña están protagonizado por el rapero peruano “Elciem” y serán difundidos durante los próximos domingos, cada uno centrado en mensajes específicos. Los videos dirigidos por Jason Day se espera que se hagan virales gracias al compromiso de una gran cantidad de empresas, instituciones, clubes de fútbol, etc.