• MES MISIONERO EXTRAORDINARIO


    Octubre 2019: "Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo"
  • PRESENTACIÓN “CON JESÚS NIÑO A LA MISIÓN”


    Cuatrienio de Infancia Misionera
  • "GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN"


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

martes, 16 de julio de 2019

Carta desde Pretoria


Queridos amigos,


El año 2019 sigue su curso en Pretoria y se hace notar especialmente con la llegada del frío invierno. La hierba amarillea y las hojas caen de los árboles mecidas por el fuerte viento. Pero Dios no nos ha deja pasar frío. Gracias a algunos de vosotros hemos podido adquirir dos equipos de generadores eléctricos para la casa principal y para la casa cercana donde viven las hermanas que ayudan en el seminario: Priscilla (en la cocina), Marlene (en la lavandería). 


El fenómeno del “load shedding” (cortes de energía) es muy usual últimamente en Sudáfrica y sobre todo en zonas como la nuestra, la tonwship de Mnandi donde está el seminario donde a veces es muy severo (hasta 6 y 7 horas de falta de luz). La compra de los generadores el pasado mes de mayo nos ha permitido además de tener luz en la casa durante estas largas ausencias de energía, que sigan siempre funcionantes los frigoríficos y tenr agua caliente en invierno.


La adquisición de los equipos eléctricos ha sido posible sobre todo gracias a una iniciativa muy especial. No podemos dejar pasar esta ocasión sin dar las gracias a la escuela de Ballet Mar en Danza y a su directora Mar Rodriguez, que organizaron una gran Gala Benéfica en Valencia (España) para recaudar fondos para este seminario. ¡Nos sorprendió el apoyo que esta iniciativa obtuvo! Indudablemente el amor por nuestra misión “ensanchó el alma” de muchas personas.


Es imposible señalar aquí a todos los participantes y colaboradores que hicieron posible el evento trabajando a título gratuito entre las compañías de baile y los profesores, muy especialmente los bailarines y bailarinas y cantantes, algunos de ellos solistas profesionales; el attrezzo, la taquilla, los acomodadores, diseñadores e informáticos, en definitiva, todos los que durante más de 4 meses prepararon el evento. Se vendieron unas 600 entradas y se recaudaron alrededor de 5000 euros. Desde aquí os enviamos a todos un fuerte ¡GRACIAS!

Un grupo muy especial merece ser mencionado aquí: la compañía Balletvale+ formada por niños y niñas con problemas motores como la parálisis cerebral o la espina bífida y otros problemas neurológicos. Estos niños y niñas interpretaron con gran maestría y cariño tres coreografías diferentes. Porque los últimos serán los primeros y porque sus ángeles contemplan el rostro del Padre que está en los Cielos (Mateo 18, 10). Que Dios nos dé a todos un corazón sencillo como el de estos pequeños. 

El tiempo pascual ha estado lleno de acontecimientos que llenaron nuestra casa de la alegría y dulzura del Señor Resucitado. La convivencia de todos los misioneros que están en Sudáfrica donde pudimos ver un cuerpo vivo y unido en los sufrimientos y consolaciones de la evangelización; la misión por las calles de De Aar con todos los jóvenes de las comunidades de este país. Y en especial la “Misión por las Plazas” todos los sábados por la mañana a la salida de un gran supermercado en el barrio de Esteruust a las afueras de Pretoria. En estas mañanas los seminaristas pudieron dar su testimonio público de fe, y sorprender a los visitantes con un anuncio explícito del perdón de los pecados, siguiendo el primitivo modelo apostólico. Vemos como el Señor hace crecer en nosotros el deseo de “llevar una palabra al cansado” y cómo el que pierde su vida la recibe multiplicada. 

Después de la solemnidad de Pentecostés los seminaristas han continuado con los tres primeros cursos del programa del primer semestre: una introducción a las Escrituras, a los Padres y al Catecismo. El semestre terminará a finales de julio con los primeros exámenes. El estudio es una parte muy importante de nuestra formación. Dios mediante a partir de julio el seminario hospedará a distintos profesores invitados que enseñaran las materias propias del curriculum filosófico.

Finalmente bendecimos al Señor por el don de un nuevo arzobispo para Pretoria, Monseñor Anton Dabula, que ha sido nombrado por el Santo Padre tras la aceptación de la renuncia por edad canónica del arzobispo William Slattery. Acogemos a nuestro nuevo Pastor con alegría y oramos para que el Señor le conceda su gracia para guiar a su grey con discernimiento y espíritu paterno.

Expresamos desde aquí nuestro agradecimiento a Mons. Slattery gracias al cual se abrió este seminario y sobre todo por el amor y apoyo que siempre nos ha mostrado. Esperamos que su ministerio siga siendo fecundo en favor de la diócesis y podamos seguir aprendiendo de su humildad y sabiduría.

Os agradecemos, como siempre, el amor constante que nos mostráis, a través de vuestras oraciones, vuestros bienes y vuestro apoyo. Rezamos cada semana por las intenciones de vuestras familias y para que el Señor atienda siempre a los deseos de los corazones de los que nos ayudan. Un abrazo grande a todos,

El Rector del Seminario
Juan Jesús Prats Arolas 








domingo, 14 de julio de 2019

Dos misioneros mártires en Damasco homenajeados

Ayer, domingo 14 de julio, a localidad valenciana de El Real de Gandia celebraró la fiesta  litúrgica de su patrón, el beato Carmelo Bolta, franciscano natural de la población que fue profesor de árabe en Damasco, donde fue martirizado en 1860 junto con diez religiosos más de la orden, entre ellos, el beato también valenciano Francisco Pinazo. La festividad comenzó con una misa solemne a las 12 horas, y por la noche la procesión solemne. A partir de las 21.30 horas, la imagen en madera del patrono, recorrerió las calles de la localidad.

En Real de Gandia “la devoción al Beato Carmelo es muy grande”, según Pascal Nizeyimana, administrador parroquial del templo, quien ha añadido que “muchos devotos lo invocan en momentos difíciles de sus vidas, y hay constancia que en muchísimos casos obtienen gracias y respuesta a sus plegarias”. Precisamente, la Cofradía del Beato Carmelo Bolta encargó en 2010, con motivo del 150 aniversario de su muerte, una pequeña talla que visita por semanas los domicilios de los cofrades.

Por su lado, la parroquia Asunción de Nuestra Señora de Benaguasil acogerió el pasado miércoles una misa en honor al beato Francisco Pinazo, hermano lego de la orden franciscana y patrón del grupo Juniors de esta localidad, y que cuenta con un campamento de verano situado en la aldea natal del mártir, El Chopo, que pertenece a Alpuente. El beato valenciano Francisco Pinazo es titular de una ermita en esta aldea, que rehabilitaron hace años los propios Juniors, así como de una parroquia en el barrio de Marchalenes, en Valencia. 

Martirizados en 1860 en Damasco

El beato Carmelo Bolta nació en Real de Gandía en 1803 y realizó noviciado en el convento de San Francisco de Valencia. Ordenado sacerdote en 1829, fue predicador al convento de San Blas de Segorbe y en 1831, con otros 23 compañeros, pasó a la Custodia de Tierra Santa. Después de visitar los principales santuarios fue nombrado presidente del Hospicio de Jaffa.

Durante diez años estuvo dedicado a la enseñanza de los estudiantes de la orden de Jerusalén, siendo durante ese tiempo dos veces superior de Damasco y párroco de los católicos de San Juan de la Montaña. En octubre de 1858, fue nombrado párroco de los católicos de Damasco y profesor de árabe para los jóvenes sacerdotes y para las escuelas que sostenía la misión católica, cargo que tenía cuando sufrió martirio el 10 de julio de 1860 durante la persecución de islamistas drusos.
 
Por otro lado, el beato Francisco Pinazo nació en la aldea de Chopo, en 1802, e ingresó en 1825 en el convento franciscano de Chelva. Hizo su noviciado en el convento de San Francisco de Valencia y profesó la regla franciscana en 1832.

Embarcó en 1843 para Tierra Santa y su primer destino fue Damasco, donde permaneció seis años, con los cargos de cocinero y sastre. Pasó, después, a la comunidad de la Basílica del Santo Sepulcro, de Jerusalén, donde estuvo seis meses y luego fue a Nicosia (Chipre) prestando servicios en la parroquia latina. Después estuvo algún tiempo en Nazaret, Jaffa, San Juan de la Montaña y, finalmente, fue destinado a Damasco donde sufrió martirio.

Carmelo Bolta y Francisco Pinazo fueron beatificados, junto con otros siete religiosos de su orden y tres maronitas seglares, por el papa Pío XI el 10 de octubre de 1926, dentro de las fiestas del VII centenario de la muerte de san Francisco de Asís. 

(AVAN) 

jueves, 11 de julio de 2019

Mons. Francisco Pérez sobre el secreto de confesión


El Obispo de Pamplona – Tudela (España) y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, Mons. Francisco Pérez, habló en su carta pastoral semanal sobre la nota publicada por la Penitenciaría Apostólica que recuerda la inviolabilidad del secreto de Confesión y que no admite excepciones ni en el ámbito eclesial ni en el civil, ya que “proviene directamente del derecho divino revelado y está enraizado en la naturaleza misma del sacramento”.
Según explicó en su carta el Obispo de Pamplona, existe un “sentimiento social” que parece que quiere “someter todo al juicio humano, como si no hubiera juicio divino”, por eso afirma que el secreto “del sacramento de la confesión no puede ser violado”.  
En ese sentido Mons. Pérez recordó algunos puntos del Código de Derecho Canónico que destaca que “dada la delicadeza y la grandeza de este ministerio y el respeto debido a las personas, la Iglesia declara que todo sacerdote que oye confesiones está obligado a guardar un secreto absoluto sobre los pecados que sus penitentes le han confesado, bajo penas muy severas” y que “este secreto, que no admite excepción, se llama sigilo sacramental, porque lo que el penitente ha manifestado al sacerdote queda sellado por el sacramento”.
El Prelado explicó que este secreto o sigilo sacramental “tiene su razón puesto que si hay una confidencia hay un sigilo por derecho natural, en virtud del cuasi contrato establecido entre el penitente y confesor. Por derecho divino, en el juicio de la confesión, establecido por Jesucristo, el penitente es el reo, acusador y único testigo; lo cual supone implícitamente la obligación estricta de guardar secreto”. 
Además, destacó que el secreto de confesión es obligatorio “incluso en el caso de que el sacerdote no haya dado la absolución de los pecados o la confesión resulte inválida”.
Mons. Pérez subrayó también que si un sacerdote viola este secreto de confesión “es automáticamente excomulgado” y explica que si el penitente se confiesa, por ejemplo de un crimen, el presbítero debe “ayudar al penitente a una verdadera contrición la cual incluye arrepentimiento, reparar en lo posible -comunicar a las instancias judiciales- y propósito de la enmienda”.
Pero insistió en que “si el penitente no sigue sus consejos, el confesor debe guardar sigilo de confesión”. 
Por eso puso grandes ejemplos de la historia de la Iglesia de confesores a quienes mantener el secreto de confesión les costó la vida, como fueron “San Juan Nepomuceno, primer mártir que prefirió morir antes que revelar el secreto de la confesión” o el Beato Fernando Olmedo Reguera de la Orden Capuchina de los Frailes Menores que “fue fusilado, en una fortaleza del siglo XIX fuera de Madrid por un tribunal popular, el 12 de agosto del año 1936. Sus restos están sepultados en la cripta de la Iglesia de Jesús de Medinaceli en Madrid. Fue beatificado en Tarragona el 13 de octubre del año 2013”.
Además, Mons. Pérez recordó la visita de un misionero durante sus primeros años en el Seminario Menor de Burgos. 
Este sacerdote misionero “por no desvelar el secreto de la confesión, se había cortado o amputado la lengua”, recuerda en su carta. 
Con el tiempo, a través de la logopedia, el sacerdote logró volver a hablar, pero todavía el Obispo de Pamplona-Tudela recuerda cómo le impresionó la valentía del misionero que “no permitió vender su alma por muchos halagos y ofertas económicas que le ofrecían si desvelaba el secreto. Prefirió guardar silencio sin pronunciar palabra y para ello utilizó su propia lengua”. 
“Quiso ser fiel a Jesucristo y su Iglesia antes que a las autoridades judiciales; ellas no tienen derecho a exigir que un sacerdote viole el sigilo de la confesión”, aseguró y por eso destacó que aunque sea amenazado “el sacerdote no puede quebrantar el sigilo de la confesión bajo ningún pretexto”.

martes, 9 de julio de 2019

Cadena de bondades


Esta mañana a las 11:00 en el Espacio Encuentro (calle Conde de Aranda, 20, bajo B, 28001 Madrid), es la rueda de prensa la presentación de la "cadena de bondades". 
Las Obras Misionales Pontificias han hecho llegar a los misioneros, primero, y a todos los que aman o estén interesados en la labor misionera de la Iglesia, una invitación: “Tenemos un mensaje que debe llegar a cuanta más gente mejor y tú eres un eslabón indispensable en este comienzo de cadena". Y es que aquí, compartiendo este mensaje, "empieza la Cadena de Bondades. La nueva propuesta de Obras Misionales Pontificias (OMP), con motivo del Mes Misionero Extraordinario, que llega en forma de rap. Del rap del verano, por supuesto".
"Descubre que, con un pequeño gesto, juntos, podemos llegar mucho más lejos. Tan lejos como los misioneros”.
“Ven y conviértete en el primer eslabón de la Cadena de Bondades. Te esperamos”, concluye el mensaje
.

lunes, 8 de julio de 2019

Inscríbete en el Congreso Nacional de Misiones


El Congreso Nacional de Misiones es el evento más importante que la Iglesia española ha organizado de cara al Mes Misionero Extraordinario, convocado por el Papa Francisco para este próximo mes de octubre, y ya es posible inscribirse. Este congreso se desarrollará del 19 al 22 de septiembre y tendrá como sede la Parroquia de San Francisco de Borja, de la calle Maldonado, 1, de Madrid. Con más de 600 participantes, entre ponente y congresistas, estarán presentes las delegaciones de misiones de las diócesis españolas, congregaciones y órdenes religiosas, asociaciones misioneras de laicos y, como protagonistas, misioneros de los cinco continentes.
En el congreso habrá conferencias, como “El mundo actual, escenario de la misión” o “Vocación misionera ad gentes y ad vitam”; comunicaciones más breves, hasta 10 y en espacios simultáneos, como “Mujer y misión” o “Asia, reto para la misión”; mesas redondas, como “Los misioneros vistos por nuestra sociedad” o la protagonizada por “obispos en misión”. Además, al terminar cada jornada, será el momento para las vigilias de oración centradas sucesivamente en los jóvenes, el ecumenismo y las migraciones. Intervendrán, misioneros, profesores de facultades teológicas, periodistas y responsables y superiores de congregaciones e instituciones que son cauce para la misión.
El Congreso Nacional de Misiones será una oportunidad para tomar conciencia de lo que plantea en una sola frase el lema del Mes Misionero Extraordinario, “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”. Propuesto por el mismo Papa Francisco, con él se quiere subrayar que el envío a la misión es una llamada inherente al bautismo y es para todos los bautizados. “Nosotros mismos somos misión porque somos el amor de Dios comunicado, somos la santidad de Dios creada a su imagen. Por lo tanto, la misión es nuestra propia santificación y la del mundo entero, desde la creación”, decía el Santo Padre. Es la conversión misionera de personas y estructuras a la que tantas veces ha hecho referencia.
Para inscribirse: https://eventos.2registro.com/cnm2019. En este enlace se encontrará información sobre la sede, el programa y el formulario de registro.
También puedes contactar a nuestra delegación llamando al 963922412 o 644757662, o mandándonos un correo a misiones-valencia@omp.es

jueves, 4 de julio de 2019

Esta tarde parte el primer grupo jóvenes que participarán en una experiencia de verano misionero

Dos jóvenes, Bárbara y Ana María, parten esta tarde rumbo a Honduras para dedicar sus vacaciones de julio de manea solidaria. Tras ellas, el domingo partirá rumbo a Mozambique el primero de los grupos que acudirán allí este verano. Este está compuesto por Miriam, Laia, Inés y María. 

Conozcamos por encima las misiones donde acudirán este verano jóvenes de nuestra Diócesis:

Perú
Siete jóvenes viajarán rumbo a Lima para ayudar en el colegio Santo Tomás de Valencia que hoy cuenta con cerca de 700 niños de los barrios pobres surgidos en los cerros del norte de la capital. Allí, ofrecerán su apoyo en las aulas por las mañanas, realizando labores de refuerzo escolar por las tardes, así como colaborando con las labores pastorales propias del colegio. Además, el colegio es parroquial, y en esta ayudarán en la catequesis tanto de niños como de jóvenes.

Honduras
De nuevo las Hermanas del Sagrado Corazón acogerán a seis voluntarios que viajarán hasta Honduras. Dos jóvenes en julio y cuatro en agosto -uno de ellos “novato”, el único chico- aportarán su granito de arena en Nuevo San Juan, una colonia formada tras el paso del huracán Mitch en 1998, donde las hermanas, llevan a cabo el proyecto ‘Casa de la esperanza’ que apoya a los colectivos más desfavorecidos y afectados por la pobreza del lugar -principalmenre niños, jóvenes y mujeres-. Aquí colaboran principalmente con la pastoral juvenil y de infancia, pero también acompañan a las hermanas y sacerdotes a algunas comunidades más alejadas; colaboran con el dispensario médico así como con el comedor que llevan las hermanas; apoyan al colegio público de allí... 
República Dominicana
Otro grupo de cinco jóvenes partirá, a finales de julio, a tierras dominicanas, más concretamente a la diócesis de San Juan de la Maguana. En esta, se vincularán los primeros días a la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios, en Azua. Allí, colaborarán en un centro educativo de La Bombita y realizando actividades y catequesis para niños y jóvenes. Después, acudirán al centro educativo “Aventura” donde colaborarán en laboras educativas así como acompañando a los estudiantes, familias y profesorado del mismo.

Mozambique
La parroquia de Nuestra Señora de la Merced de Xai-Xai es una parroquia extensa con once comunidades, en la que se mantiene un comedor donde desayunan y comen más de doscientos cincuenta niños y adolescentes que acuden a la escuela. En el Barrio 2013, se ha abierto una guardería donde atienden a alrededor de cien niños entre tres y cinco años. Además, los mercedarios ya cuentan con tres “casas da criança” donde acogen a niños y adolescentes que viven en la calle, con la ayuda de algunas mujeres. A esta misión acudirán ocho jóvenes entre julio y agosto llenos de energía y amor para compartir. También tres jóvenes acudirán al barrio de Ontupaia, en Nacala, para colaborar en labores educativas con las Hijas de la Caridad. 

Ecuador
Un año más, acudirá el delegado de Misiones de Valencia, Arturo García, junto a seis jóvenes -cinco de ellos seminaristas- a Ecuador, primero al Vicariato Apostólico del Puyo y luego a Manta, donde durante más de un mes brindarán su apoyo a la labor que realiza el misionero valenciano Ramón Peris.

Cuba
Tres de los seminaristas que en otros veranos han acudido a Ecuador, se han decidido a participar en Agosto de las misiones que la Diócesis de Santa Clara, en Banau, en la que participarán casi un centenar de personas. En esta, los jóvenes acudirán a las comunidades, acompañados de un seminarista o religiosa cubanos. Esta se organiza cada año en un lugar de la Diócesis según considera más necesario. Es una misión “puerta a puerta”, en la que se invita a la gente a participar en las celebraciones que organizan o en encuentros formativos; se hacen catequesis y juegos con valores para niños; se visitan de enfermos; etc. Que el Espíritu del Señor les acompañe para que se conviertan en verdaderos testigos del Evangelio y se encuentren, allá donde estén, con Cristo resucitado

en sus hermanos necesitados.

miércoles, 3 de julio de 2019

El Campamento Misionero de Jóvenes finalmente será en Septiembre


Por distintos factores, finalmente el campamento misionero de jóvenes tendrá lugar el próximo mes de septiembre cuyas fechas exactas aún están por confirmar. 

Los plazos de inscripción ya han sido abiertos para la nueva convocatoria, a la que animamos a participar por la urgencia de ser tomar conciencia de nuestra responsabilidad con la misión a través de nuestra colaboración, formación y oración. Se necesitan jóvenes comprometidos con la Iglesia y con la misión.

Así, la iniciativa pretende fomentar que en todas las parroquias de la diócesis hayan jóvenes responsables que animen el espíritu misionero con una formación específica desde sus movimientos juveniles, así como apoyando a los grupos ya presentes o, con el tiempo, formándolos si no los hay todavía”.

Iremos informando con las novedades próximamente. Los interesados podéis llamar al teléfono 96 392 24 12, mandar un correo electrónico a la dirección misiones-valencia@omp.es o a través de nuestras redes sociales.

martes, 2 de julio de 2019

EUGENIA LLORIS, MISIONERA VALENCIANA EN LA AMAZONÍA

 La misionera valenciana Eugenia Lloris, religiosa perteneciente a la Fraternidad Misionera Verbum Dei, que lleva más de 23 años en Brasil, forma parte de un equipo itinerante de misioneros en la Amazonía que “sale al encuentro” de los pueblos indígenas “para junto con ellos y en medio de ellos luchar por la defensa del territorio, cultura, y asegurar los derechos humanos”.

Así, cada día recorre durante horas las comunidades indígenas, ribereñas, o quilombolas junto a sus compañeros, -“como hacía Jesús, de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad”- con una simple mochila, despojada de enseres- visitando áreas ribereñas del río Acre en la triple frontera de Brasil, Bolivia y Perú.

“Estar junto a ellos es la mejor manera de descubrir el valor de sus vidas y de la nuestra”, asegura la misionera. “Cuanto más nos integramos en sus comunidades, cuanto más respetamos su cultura y costumbres, cuanto más defendemos su territorio, más experimentamos la presencia de Dios y sentimos que Dios no nos abandona.    Para mi esto es Evangelio” , afirma. 

“Plantamos con ellos la mandioca, hacemos la harina, comemos los mismos alimentos  y colgamos la red como ellos para dormir; nos bañamos en los ríos, y llevamos la vida que ellos llevan”. Según Eugenia Lloris, a simple vista puede parecer que se trata de una labor “no religiosa”, -expresa-, pero “¿acaso la defensa de la vida no es la primera evangelización que estamos llamados a vivir?”

Precisamente, según explica Eugenia, “los mismos pueblos indígenas, reunidos recientemente en un encuentro de preparación para el Sínodo de la Amazonía, -convocado por el papa Francisco par el próximo mes de octubre- en ese proceso de escucha, afirmaban que no quieren a la Iglesia Católica para que les evangelice, sino para que juntos defendamos nuestra Casa Común, la Amazonía”. 

Esto “nos tiene que hacer reflexionar, modificar nuestras formas y abordajes, y escuchar al pueblo indígena que lleva las marcas de una evangelización que no respetó lo suficiente las culturas originarias y que hoy sufre las consecuencias de falta de identidad”, añade.

Por ello, una de las metas de los misioneros que se encuentran en la Amazonía es contribuir al “empoderamiento de los pueblos” – potenciando sus líderes- “pues ellos mismos precisan ser actores y protagonistas de su historia, asumiendo y llevando a término sus proyectos”. 

Así, el equipo itinerante ofrece también talleres sobre derechos humanos, o sobre legislación “o cualquier otro asunto que sea de su interés y que pueda afectarles, facilitando la comunicación y conexión entre las comunidades e instituciones, u órganos de gobierno”.

No obstante, “existen muchas comunidades católicas que evidentemente solicitan nuestro servicio religioso, y cuando es así, lo atendemos, pero nuestra ayuda va más allá de cualquier confesión religiosa o creencia, nos ponemos igualmente a su lado, respetamos sus expresiones religiosas y aprendemos mucho de ellos y con ellos”, comenta la misionera.

“Debemos recuperar la dimensión de la itinerancia en la misión y ser `Iglesia en salida´ como dice el Papa”

Eugenia Lloris integra este equipo itinerante, impulsado hace ahora 20 años por el religioso jesuita de origen italiano Claudio Perani, al cual pertenecen también religiosos de otras congregaciones y nacionalidades. Entre los españoles, hay dos valencianos más, un sacerdote y una laica. Y, a pesar de las “duras condiciones” que sufren, como la falta de  comunicación o de atendimiento médico, “no hay nada que me de mayor felicidad: estar donde nadie quiere estar, como nadie quiere estar”, explica la misionera. 

Precisamente, la esencia del equipo “es salir al encuentro del otro”, estar en los lugares más alejados, y entre los más olvidados, como nos recuerda el Papa Francisco: “estar en las periferias existenciales y geográficas”.  Según la religiosa “hay que apostar por recuperar esa itinerancia muchas veces olvidada, sin importarnos el lugar o la condición”.

La movilidad del equipo responde, además, “a la movilidad de nuestros días, de la vida misma”, y de los propios nativos que viven al ritmo de la subida o bajada de las aguas del río, buscando las mejores tierras fértiles para plantar sus cultivos. “Así es que en un mismo día, puedo estar por la mañana en Brasil, por la tarde en Perú y por la noche, por qué no en Bolivia”, asegura.


Poblados amenazados por la industria extractora

Entre los “graves problemas” presentes en la Amazonía, la misionera denuncia el “espíritu dominador” de quienes quieren “explotar” esta región.  Así, tribus y territorios están “siendo amenazados y desplazados diariamente”, por los latifundistas, por las empresas madereras y mineras “que arrasan sin control”, desplazando a pueblos enteros: “robándoles sus territorios, su forma de vida, su hábitat, causando serios problemas sociales: sin-casa, sin-tierra, sin-identidad, etc”.

Igualmente, toda esta problemática provoca violencia “que llega de los desplazados de sus lugares a las grandes ciudades con mucha fuerza porque estamos en un corredor de drogas, y de tráfico humano;  donde emigrantes arriesgan su vida para buscar mejor suerte, de manos de coyotes, para garantizar los derechos que hasta ahora tuvieron negados”.  “Es la violencia en forma de genocidio, de pueblos y culturas, porque destruyendo la naturaleza, explotando la Amazonía sin control, estamos matando los pueblos y culturas que allí viven, su modus vivendi”, afirma.

Además, como son pueblos muy alejados, y de frontera, “están abandonados  por los gobiernos”. Por ejemplo, “las ayudas sociales en Brasil se están recortando mucho, por las nuevas políticas, y reformas que desconsideran a los más pobres”. Por tanto, “hay que dar voz a estos pueblos”.

La misionera- que en sus desplazamientos tan solo lleva una mochila donde guarda su red para dormir, una muda, toalla y neceser, se encuentra actualmente en Valencia donde también tiene otra misión, el cuidado de su madre enferma e impartir charlas sobre lo que allí sucede, pero viaja con frecuencia a la Amazonía donde pasa largos periodos. 


Sínodo de la Amazonía convocado por el papa Francisco en octubre 

Asimismo, la misionera valenciana explica que han empezado a preparar el Sínodo para la Amazonía que ha convocado el papa Francisco del 6 al 27 de octubre próximo, en el Vaticano, en el que tiene previsto participar junto a otros misioneros en la Amazonía y representantes indígenas.  El Sínodo de los Obispos sobre la Amazonía llevará por título “ Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”.  Eugenia Lloris será la representante del equipo itinerante en la Secretaria de la `carpa´ o `tienda´ que se instale en el Sínodo sobre la Casa Común.

Según afirma, “tenemos mucha esperanza en el Sínodo porque servirá de altavoz a todo lo que está pasando en la Amazonía y también enriquecerá la Iglesia de aquí”.  “Si la que llamamos `Selva de asfalto´ no abre los ojos a lo que está pasando en la `Selva del Amazonas´, no podremos avanzar, no podremos defender la vida”, asegura.

Precisamente, así lo expresó el papa Francisco en el viaje que realizó a la ciudad de Puerto Maldonado, en Perú, en enero de 2018, cuando se refirió al Sínodo como “espacio para dar voz a los pueblos originarios”. 

En la Amazonía viven 35 millones de personas, incluyendo a casi tres millones de indígenas pertenecientes a 390 pueblos y a otros 137 pueblos aislados y que hablan 240 lenguas de 49 familias lingüísticas.  Entre otros pueblos originarios figura Harakbut, Esse-ejas, Matsiguenkas, Yines, Shipibos, Asháninkas, Yaneshas, Kakintes, Nahuas, Yaminahuas, Kukamas, Kandozi, Quichuas, Huitotos, Shawis, Boras, Awajún y  Wampís, entre otros, muchos de los cuales la misionera valenciana ha conocido.

El territorio de la Amazonía comprende parte de Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guayana, Suriname y Guayana Francesa en una extensión de 7,8 millones de kilómetros cuadrados, en el corazón de América del Sur. 


Misionera desde hace 33 años 

Eugenia Lloris es misionera desde hace 33 años, después de entrar como religiosa a los 17 años en el Verbum Dei, y lleva 23 en Brasil. “Nunca he dudado de mi vocación, tampoco de querer dar mi vida a los demás”, asegura.

Igualmente, entre otras responsabilidades, ha estado vinculada a la Pastoral Universitaria y también estuvo 8 años trabajando como asesora en la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil.

No obstante, explica que “donde me he sentido más feliz es en esas tierras de misión, donde nadie quiere ir y donde nadie quiere estar” y reconoce que “es apasionante pero tienes que estar muy convencido porque los riesgos que corres son grandes”. Entre ellos,  estar en condiciones precarias  sin atendimiento médico, o estar expuestos a las condiciones del clima, y a las picadura de insectos, entre otras. 

Asimismo, la misionera valenciana ha facilitado que la Universidad Católica de Valencia  (UCV) inicie un proyecto para el próximo año con estudiantes de Educación Social que harán sus prácticas en esta trile frontera. Precisamente, la UCV ayuda ya desde hace años a los vicariatos apostólicos de Requena y San José en el Amazonas, asumidos por la diócesis de Valencia por voluntad del cardenal arzobispo Antonio Cañizares. El próximo año, será asumido este proyecto de estudiantes universitarios en la frontera de Brasil, Perú y Bolivia, en el que varios alumnos viajarán a la zona para desarrollar talleres de formación que las comunidades mismas solicitaron.  

Según Eugenia Lloris, “somos muchos los que estamos y hemos trabajado en estas regiones, aunque la ayuda siempre es necesaria. Tenemos que dar visibilidad a esta labor y concienciar sobre la importancia de proteger la Amazonía para el cuidado de la casa de todos”. Desde 2014, “contamos con la red panamazónica REPAM, una red eclesial que une a todos los que hasta ahora trabajábamos de forma aislada, una red de instituciones, organismos y personas que estamos en Amazonas y que deseamos trabajar conjuntamente”. Así, “deseamos que esta red que se teje en Amazonas se teja aquí, entre todos. Cuanto más tupida sea nuestra red, más fácil será llegar a todos”, afirma.

AVAN (FOTO V. GUTIÉRREZ)